Qué es el BLW y pasos para empezar con tu bebé

¡Por fin! La Asociación Española de Pediatría (AEP) ha incluido como nuevo método nutricional la alimentación complementaria dirigida por el bebé o BLW, y lo ha publicado recientemente en su Informe de las Recomendaciones sobre la alimentación complementaria en el lactante.

El BLW entra dentro de la alimentación complementaria del bebé, a partir de los seis meses de edad, pero ¿qué es el BLW y en qué consiste?

El método Baby-led Weaning (BLW) o alimentación complementaria guiada por el bebé son unas pautas alimenticias para los bebés, fomentando la integración en la comida familiar y anticipando el contacto con los alimentos sólidos, dejando que el bebé interactúe con los alimentos que comen el resto de la familia, descubriendo sus texturas y sabores.

Si quieres empezar con esta forma de alimentar a tu bebé, debes comenzar entre los 6-7 meses.

Uno de los puntos importante a tener en cuenta es que, aunque sientes al bebé a comer en la mesa, éstas no sustituyen a sus tomas de comida, ya sean amamantándolo o por biberón. El bebé, hasta los 12 meses debe seguir tomando sus tomas de leche.

Empieza a introducir los alimentos saludables, en tamaño no más grandes que su puño, para que los chupe y no se atragante. Iremos variando su tamaño según su destreza. Puedes darle también arroz o guisantes. Si el bebé es capaz de cogerlo, seguro que es capaz de ingerirlo.

Ofrécele también agua junto a los alimentos. Y cuando prepares la comida, deja la parte que le vayas a dar a tu bebé sin aliñar ni condimentar.

Intenta establecer la misma rutina y horarios que el de la familia, incluso sentándolo en su silla, erguido, evitando así que se atragante.

Los alimentos adecuados para empezar con este método alimenticio son los siguientes:

  • Patata, boniato, calabacín o calabaza cocidos o asados en tiras tipo patata frita.
  • Judías verdes o guisantes cocidos.
  • Brócoli. (No muy cocido para que no se deshaga).
  • Zanahoria cocida o asada en tiras.
  • Aguacate.
  • Pan sin sal. En trozos algo mayores a su puño.
  • Arroz sin sal.
  • Macarrones cocidos.
  • Melón o sandía en tiras.
  • Plátano. Ofrécele trozos lo suficientemente grandes como para que no pueda metérselos enteros en la boca.

Otro de los puntos importantes, como hemos dicho anteriormente, es que no es una comida que sustituya a sus tomas, por lo que no es necesario que los obliguemos a comer. Lo importante, eso si, es que coja el hábito de sentarse a la mesa “con los mayores”.

Y lo más importante de todo, lo normal es que de vez en cuando, sobre todo al principio, es que se atragante. Lo primero guarda la calma. Lo normal es que el bebé, a través de la tos o el vómito lo expulse. 

Si asustamos al bebé con nuestro histerismo, no se atreverá a seguir comiendo por si mismo este tipo de alimentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *